viernes, 8 de septiembre de 2017

New York, New York




Vista nocturna de New York desde el Empire State  

"Él era tan duro y romántico como la ciudad que amaba. Tras sus gafas de montura negra se  agazapaba el vibrante poder sexual de un jaguar. Nueva York era su ciudad  y siempre lo sería."  
   
 "Manhattan" Woody Allen

La luna llena a lo lejos, como un faro en un universo de luces de neón

¿Por qué nos atrapa Nueva York?, ¿por qué paseando por sus calles sientes que estás como en casa? Realmente no me lo podía creer cuando muchos de mis amigos me lo comentaban, pero ahí estaba yo, paseando por sus avenidas, sus calles y sus parques, e inexplicablemente sintiéndome , a pesar de la distancia, como en casa.


Quizás las imágenes y la música de tantas y tantas películas nos han llevado a Nueva York una y mil veces, de alguna manera la hemos sobrevolado, y nos han hecho soñar e imaginar muchas de sus calles, de sus barrios, sus edificios ... o quizás será que Nueva York tiene por sí misma el encanto de la bienvenida, de la aceptación, por alguna razón esta metrópoli es la ciudad con mayor diversidad lingüística del mundo, se calcula que conviven unos 800 idiomas con normalidad.

"Aquí puedes tener largas conversaciones, y sólo al final te preguntan, y no siempre, de dónde eres, mientras que en el sur lo primero que hacen nada más iniciar una conversación es interrogarte por tu origen y por tu religión. El respeto de los neoyorquinos por los extranjeros hace de esta ciudad un lugar muy amigable".  
Diccionario de Nueva York, A. Armada


Pueden ser infinitas las razones por las que amar Nueva York, pero una de las que comparten muchos de mis conocidos, y casi siempre oigo comentar, es que es una ciudad muy cinematográfica, que cada rincón, cada calle, cada parque o edificio, de alguna manera los tienes en tu imaginario, los reconoces cuando paseas por la ciudad, y forma parte de tu educación cinéfila y sentimental. Te sientes como en casa porque de alguna manera, aunque la ciudad sea excesivamente grande, la gente es amable y servicial en la mayoría de situaciones.

"La ciudad que no duerme" es espectacular cuando va anocheciendo, las luces toman forma y el paisaje se dibuja bombilla a bombilla, los perfiles de la ciudad se delimitan a través de la luz. A los enamorados de la arquitectura seguro que les encandila el contemplar cada detalle de esta gran metrópoli. 

Así que ahí va un consejo,  hay que salir a pasear, olvidándose de los móviles y de la climatología, caminar y dejarse llevar con todos los sentidos abiertos, con la mirada puesta en la palpitante ciudad, en la vida que se mueve a nuestro alrededor, tanto de día como de noche, la vida nocturna también tiene un "No sé qué"...


"Déjense llevar por el corazón atómico de las avenidas y las calles" 

Y que os voy a contar...!! Me enamoré perdidamente de lo que pude ver y sentir de Nueva York y me gustaría que os dejaseis llevar por las fotos, la música y el cine para compartir conmigo algo de ese "feeling"

Vista del Chrysler Building desde el Empire State


Desde las alturas se puede ver todo Manhattan con sus ríos principales East River y el Hudson

Los edificios compiten en altura, diseño y luminosidad

A pesar del tiempo tan variable y una climatología tan difícil (desde la visión de una ciudadana mediterránea) .. abundan las terrazas para tomar copas o comer, y las vistas desde la mayoría de ellas, como podéis imaginar, son increíbles, no sabíamos por cual decidirnos, pero al final nosotros elegimos el 230 Fifth Rooftop porque nos lo habían recomendado por las vistas, por estar justo enfrente del Empire State Building y además porque estaba a dos manzanas de donde nos hospedamos.

En la terraza el ambiente era increíble,  realmente se podía disfrutar de la música y de las vistas, nosotros tuvimos suerte porque la mayoría de veces está a rebosar y hay que hacer cola para entrar, cosa que a nosotros no nos pasó. La entrada es gratuita, sólo se cobra la consumición,  y están preparados para el frío con estufas y una especie de albornoces rojos que tienes a tu disposición. Lo dicho, una experiencia gratificante.

Desde el 230 Fifth Rooftop se contempla el Empire State Building

El animado ambiente nocturno de la terraza nos invita a contemplar Manhattan de otra manera
Nada más llegar...FOTO

http://www.nyhabitat.com/sp/blog/2012/09/18/5-mejores-bares-azoteas-nueva-york/

Mapa de Manhattan con las 5 azoteas-bares

De esa educación sentimental y cinéfila de la que os hablaba, tiene mucho que ver mi familia, que desde niña recuerdo que veíamos juntos largas sesiones de cine de verano (sesión doble) y luego tardes de cine, con cine-fórum incluido y tardes de televisión con las maravillosas películas que nos reunían en torno a un sofá. Todo ello me han ayudado a crecer y a amar el cine. La mayoría de ellas eran cine de Hollywood y los recuerdos están ligados en cierta manera a Estados Unidos y muchísimas de ellas a Nueva York.

Hay miles de películas que evocarían perfectamente mis sentimientos al pasear por Nueva York, pero hay una película deliciosa (Begin Again) que últimamente me viene mucho a la memoria cuando estoy visionando las fotos de nuestro viaje y quiero compartirla con vosotros, porque tiene unas escenas que por sí mismas engloban todo lo que os quiero transmitir en este post, música, imágenes, ciudad, terrazas y mucha mucha pasión ... sobre todo con la pasión que nos relata la escena del segundo vídeo que os dejo, con el gran actor Mark Ruffalo.. que está sublime,  me encanta!!!  Enjoy it