viernes, 2 de marzo de 2018

Las Salinas de Santa Pola y la Ruta de la Sal



Polvo de sal, la lengua
de ti recibe un beso
de la noche marina:
el gusto funde en cada
sazonado manjar tu oceanía
y así la mínima,
la minúscula
ola del salero
nos enseña
no sólo su doméstica blancura,
sino el sabor central del infinito.
"Oda a la Sal" Pablo Neruda

La Torre Tamarit o Torre de las Salinas.
La Torre se utilizaba para la defensa de la linea costera, aunque no se encuentra en la costa, se utilizaba
 para comunicarse con otras Torres como la del Castillo o la del Pinet y proteger el campo de Elx.

Uno de los parajes cercanos que más me gusta visitar en invierno es el Parque Natural de las Salinas de Santa Pola. Es en invierno, cuando muchas de las aves migratorias viajan hacia el sur buscando la calidez y la bonanza de este clima mediterráneo, cuando el paraje natural que les ofrece las Salinas, se llena de vida y de color. La gran variedad y cantidad de aves acuáticas que pueblan todo este espacio natural lo convierten en un gran escaparate para los amantes de la observación de la naturaleza.

La gran zona húmeda que conforman el espacio natural de Las Salinas de Santa Pola y El Hondo, formaban parte de la antiguamente conocida como Albufera d'Elx, que fue rellenada por las aportaciones naturales y aterramientos para obtener más tierras de cultivos, lo que provocó una gran reducción del gran humedal que era.

El parque se extiende a través de unas 2.470 hectáreas aproximadamente a lo largo de un conjunto de dunas y playas donde se ubica la explotación salinera. También hay extensiones de agua dulce con cierto grado de salinidad,  hacia el interior se encuentra una zona de agua dulce en un embalse y otra que se encharca temporalmente, hay también zonas de cultivo. 

Este paraje fue declarado Parque Natural en 1988 y se encuentra incluido en la lista RAMSAR de humedales de gran importancia internacional. Junto al Parque Natural de Las Lagunas de La Mata y Torrevieja, forman un conjunto de humedales de gran valor biológico y natural al sur de Alicante. 

El Parque Natural de las Salinas de Santa Pola se encuentran a unos 23 kilómetros de Alicante, por la N-332 dirección sur, y desde la misma carretera, a un lado y al otro, pues la carretera las atraviesa, se puede disfrutar de unas espectaculares vistas de lo que significa este enclave natural. Se pueden contemplar infinidad de aves alimentándose y observar también las diferentes variedades de coloración de las aguas de las salinas, algunas de las cuales tienen un color rosado muy especial que se agudiza al atardecer.


En el Parque Natural de las Salinas de Santa Pola hay una gran variedad de fauna que aprovechan el buen clima
 y los recursos para alimentarse y reproducirse.

También es un hábitat de especies en peligro de extinción como la Cerceta pardilla y la Malvasia Cabeciblanca.

Las aves son unas de las protagonistas más visibles y atractivas del Parque,
la estrella son los Flamencos rosa pero también encontramos la Cigüeñuela común

Entre las aves más abundantes en las Salinas nos encontramos, aparte de las nombradas, la avoceta,
el charrancito, el tarro blanco, la cerceta pardilla, la gaviota, la focha, el pato cuchara, etc...

Las Cigüeñuelas común o Himantopus 

Una gaviota descansando entre las aguas de las Salinas

La importancia de la sal en la historia de la humanidad es de un valor incalculable y se puede consultar en multitud de investigaciones y publicaciones. Es interesante descubrir que están incorporadas a nuestra vida cotidiana algunas expresiones como el origen de la palabra "salario", que deriva del latín "salarium" (dinero de sal), que era la "moneda" con lo que se les pagaba a los soldados romanos, cosas como estás nos da una idea de la importancia que llegó a tener la sal desde la antigüedad y la repercusión en la mayoría de las culturas que conocemos.

"El origen de la producción de sal en este humedal se remonta a época romana. Pero, los restos hallados en los yacimientos del entorno indican que la presencia humana en el humedal, tiene una raíz ibera. Santa Pola se convirtió en el puerto de la ciudad romana de Elx (Ilici) y las actividades que empezaron a desarrollarse en su entorno consolidaron este asentamiento. Las factorías de salazones fenicias y romanas fueron el origen de las actuales instalaciones salineras."

Las poblaciones que habitan en territorios cercanos al mar tienen en común muchas cosas que se pueden apreciar en un sinfín de detalles que se manifiestan en su alimentación, en sus costumbres, en sus tradiciones y se encuentran en toda una cultura alrededor de la sal. Los salazones (pescado conservado en sal), como la hueva, la mojama, el bonito seco, capellán, tonyina de sorra, sardinas secas, etc... es una de esas tradiciones culinarias que nos llegan desde la antigüedad y que seguimos incorporándola en nuestra gastronomía como seña de identidad de muchos de los pueblos de toda la cuenca del mediterráneo.

"Pescando" imágenes

Los Flamencos rosa son uno de los mayores atractivos en las Salinas de Santa Pola
Todos los años, las Salinas, reciben miles de colonias de estas aves que tiñen de rosa el maravilloso paisaje.
En Europa se encuentran en Doñana, en las costas mediterráneas, en Córcega, Cerdeña, Sicilia y en las
costas de Turquía y Líbano.

Las canalizaciones y las compuertas son todo un sistema hidráulico que favorece la inundación a demanda 
Mapa de situación 


La importancia y el auge de la explotación salinera, que desde el siglo XIX se lleva haciendo en esta zona, ha permitido de alguna manera la pervivencia de Las Salinas. Actualmente se encuentran en plena actividad las Compañias Bonmati, Bras del Port y Salinera Española.

La exportación de la sal marina de Las Salinas de Santa Pola, se extiende por todo el mundo,  y ahora, con los fríos del invierno su utilización en países del norte de Europa y EEUU es importantísima para combatir los problemas de la nieve en las calles y carreteras. También para el uso doméstico y gastronómico pues la sal marina tiene muchos beneficios para la salud por su alto contenido en yodo.

La dinámica con las que funcionan las Salinas es muy curiosa, están hechas artificialmente creando unas balsas de poca profundidad donde circulan las aguas marinas para obtener la concentración de sales por decantación y por su evaporación. En los paneles explicativos nos enseñan todo el proceso. En todo este proceso, donde el agua embalsada reposa para su desecación, todas las aves aprovechan para alimentarse de los peces e invertebrados que penetran en las salinas y a la vez las aguas de las salinas se benefician de las aportaciones al enriquecimiento mineral producido por los excrementos de estas aves. 

Por unas pasarelas de madera se llega al centro de observación con paneles explicativos donde se puede
observar toda la extensión de Las Salinas hasta la costa. También sirve para la observación de aves.













Montañas de sal esperando al secado para su comercialización.
Los salineros llaman a esas montañas de sal "garberas"
Montañas de sal o "garberas"

Desde el centro de observación se puede contemplar todas la extensión de las salinas y humedales.

El Museo de la Sal es una de las visitas recomendadas para poder conocer todo el proceso del uso y obtención de la sal. También vale la pena descubrir historias curiosas alrededor de la sal, de sus usos a través de la historia, sus características, y la misma historia de la formación de las salinas. El edificio donde se ubica el Museo es una antiguo molino de la sal.

También hay un itinerario a pie para conocer todo el entorno viendo la "Charca del Museo de la Sal" y recorrer a través de pasarelas de madera todo el ecosistema que nos rodea.

El Museo de La Sal y Centro de Interpretación de las Salinas de Santa Pola

Panel explicativo del "Circuito de la sal"












La Playa del Pinet


La playa no ha variado su aspecto desde hace años, podríamos decir que de alguna manera es "virgen" pero cada vez es más difícil mantener esa denominación por la gran presión turística que hay sobre ella, por tener una arena y unas aguas magníficas para el baño, y que hacen que durante muchos años tenga "bandera azul".

La playa El Pinet recibe su nombre por la cantidad de Pinos que forman un pequeño bosque asentado alrededor de un gran complejo dunar de arena fina que llega hasta el mar. Se encuentra en el extremo sur de Santa Pola entre los términos Alacant-Elx.

"La arena solo es interrumpida por los antiguos canales de las salinas todavía en funcionamiento. Encontraremos barcas hundidas en la arena, muy deterioradas por el sol y el salobre, pero que son refugio de algunas aves, como la perdiz de mar que anidan en el suelo y crían a sus polluelos a la sombra que dan estas embarcaciones. Los antiguos muelles de madera y las montañas de sal son parte del paisaje que encontraremos si caminamos por la orilla de la playa...".

La playa del Pinet, a lo lejos el cabo de Santa Pola
En una parte de la playa se encuentran, casi en la arena, unas casas construidas en los años cincuenta,
algunos de ellas convertidos en bares y restaurantes.

Paseando por la playa, mirando esas casas asomadas al mar y a la arena, me vino a la cabeza la casa del Comisario Montalbano, la arquitectura se asemeja bastante a la que aparece en la serie de televisión, y me lo pude imaginar preparándose unos spaguetti alle frutti di mare sentado en su terraza,  las cortinas moviéndose con el viento del sur, mirando a lo lejos ese mar mediterráneo que tanto nos une a su querida Sicilia y a nosotros. 

También me ha recordado a pasajes que relata Pier Paolo Pasolini en su libro "Larga carretera de arena" donde cuenta su periplo por la costa italiana en el verano de 1959. Sólo en algunos casos las playas en invierno pueden reflejar ese carácter decadente que describe del verano italiano de los años cincuenta.

La playa del Pinet se extiende a lo largo de más de 2 km. de arena dorada y fina intercalada por una vegetación
de dunas con un gran pinar que llega hasta la playa. Ha sido declarada Parque Natural Municipal.






La protección y sostenibilidad de esta zona tiene una gran importancia para la vida de innumerables especies animales y vegetales. También la conservación del paisaje nos ofrece la oportunidad de poner en valor un turismo más sostenible en el tiempo y nos da la ocasión de recuperar parte de nuestra memoria, de nuestra historia como pueblo marinero a las orillas del Mar Mediterráneo.

El ecosistema de las Salinas de Santa Pola y la Playa del Pinet forman un conjunto de incalculable valor
paisajístico y ecológico que sostienen la viabilidad de la riqueza natural de esta zona


http://www.parquesnaturales.gva.es/web/pn-salines-de-santa-pola/planea-tu-visita
http://www.turismosantapola.es/santapola/web_php/index.php?contenido=descripcion&id_boto=430
https://web.archive.org/web/20070701061332/http://www.santapola.com:80/salinas/sali_eco.htm
https://web.archive.org/web/20070703131713/http://www.santapola.com:80/salinas/sali_iti.htm
https://es.wikipedia.org/wiki/Convenio_de_Ramsar